Dr. RAMIRO CIMA

FORMACIÓN ACADÉMICA

El Dr. Cima Ramiro Sebastián cuenta con el Certificado de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora otorgado por el Ministerio de Salud Pública de la Nación en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Se formó en la División de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Hospital General de Agudos Dr. Cosme Argerich en el Barrio de La Boca.

Egresó de la Facultad de Medicina de la Universidad del Nordeste con el título otorgado  de Médico Cirujano, así mismo, continuó su formación quirúrgica, realizando la especialidad de Cirugía General en la provincia de Formosa, efectuando innumerables prácticas quirúrgicas y presentando múltiples trabajos científicos en los diferentes congresos al que asistió. Participó además del equipo quirúrgico de cirugía plástica y reconstructiva, los últimos 2 años de su especialidad; finalizando así, dicha formación, obteniendo el título de Especialista en Cirugía General.

Posteriormente ingresa, a uno de los servicios de cirugía plástica y reconstructiva más renombrados del país, realizando dicha especialidad, bajo la bajo la tutela del distinguido jefe de servicio, Dr. Jorge O. Guerrissi, transmitiendo el mismo, su vasta experiencia y desempeño profesional en la materia. Obteniendo asimismo, una vez finalizada la carrera, el título de Especialista en Cirugía Plástica Estética y Reparadora. Durante ese tiempo, el Dr. Cima Ramiro Sebastián, participo de trabajos experimentales y de investigación,  que se pueden encontrar en la revista anual de cirugía plástica del hospital y que fueron presentados en varias revistas a nivel internacional.

Se especializó en tratamiento de quemados con el reconocido Dr Gustavo Prezzavento. Ha realizado rotaciones por diferentes hospitales en determinadas áreas de la materia. Una vez finalizado su especialidad, realiza una rotación en unos de los centros de cirugía plástica más importantes a nivel mundial, el Instituto Ivo Pitanguy en Rio de Janeiro. Continúo potenciando y perfeccionando su actividad quirúrgica con prestigiosos profesionales del país, formados en diferentes partes del mundo, siendo éstos, especialistas exclusivamente en determinados campos de la cirugía plástica. Adquiriendo asimismo, una amplia experiencia, específicamente en lo que respecta, cirugía de Mamas, Lifting facial y Rinoplastia.

Cabe mencionar que el Dr. Cima Ramiro Sebastián, al finalizar sus estudios en la facultad de medicina, lo conoce al Dr. Raúl López Bandera, prestigioso y afamado medico del ambiente de la cirugía plástica, que desde entonces y durante el transcurso de su formación y perfeccionamiento, tanto académico, científico como quirúrgico, trabajó todos esos años, a su lado, motivo por el cual lo considera su gran maestro, por sus enseñanzas, consejos y por su grandeza como persona.

CONCEPTO DE BELLEZA. VISTA DESDE ADENTRO

A pesar de que la belleza es una propiedad subjetiva, desde siempre el hombre ha querido especificar y objetivar de qué se trata. Este concepto por su naturaleza multidimensional crea un reto significativo para el cirujano que está en contacto con el paciente que desea corregir un defecto físico o mejorar algún rasgo de su fisonomía. Podemos decir que la belleza, dentro del campo estético, es la armonía entre la forma y la proporción, que nos da placer y admiración, aunque este concepto está condicionado según los factores culturales, podemos indicar que los fundamentos de la belleza son universales y se mantienen a través del tiempo, la cultura y la raza. Podemos interpretar que tanto el exceso como la carencia perturbarían el sentido de lo bello.

La belleza es lo que provoca en nosotros una emoción estética agradable a la vista, un sentimiento de admiración que existe solamente en la conciencia de aquellos que la ven. Ya lo dice la frase: “No es bello aquello que nos gusta, sino que es aquello que nos gusta lo que nosotros lo hacemos bello”.

El concepto de Belleza es una percepción subjetiva, influenciada por numerosos factores de la sociedad, es decir, el alma humana tiene la simpatía y compenetración para captar y comprender estas propiedades pero esto varía de acuerdo a su idiosincrasia, cultura, religión, raza, filosofía de la época y en la gran mayoría motivada por los medios de comunicación que tratan de imponer patrones estéticos que incluso generan una discusión ética sobre el sentido de la belleza, perdiendo el valor sobre lo que tanto se ha pensado,  contrastando de manera peligrosa más aún si hablamos del cuerpo humano. La búsqueda, casi obsesiva, de esos cuerpos que tratan de vender por los medios, puede ser el desencadenante de trastornos psicológicos innecesarios y evitables. Necesitamos definir lo atractivo con parámetros más amplios que los actuales, para que la mayoría de las personas, y no sólo una pequeña parte, pueda sentirse bien con su apariencia personal.

El auge actual de la medicina de rejuvenecimiento y las proporciones, tiene su explicación en la conservación, no solamente de la belleza corporal, sino de la salud en general. Cultivar la belleza es aumentar la calidad de la vida, quererla más bella.

Pues la medicina ya no solamente se encarga de incrementar años a la vida, sino que hoy también, mediante la cirugía plástica, adiciona vida a los años, y me refiero a embellecer lo interior, a la autoimagen, a esa plenitud de sentirse bien con uno mismo aumentando la autoestima, equilibrando la mente con el cuerpo. Cómo  no entender a una mujer con hipoplasia mamaria, desear una cirugía de aumento de mamas, cuando los mismos son el símbolo claro de sensualidad y femineidad. O como no entender a una madre con varios partos, que luego de padecer un abdomen fláccido con los músculos distendidos, anhelar realizarse una cirugía reconstructiva de abdomen. O bien, cuántos hombres vemos en la playa con la remera puesta, padeciendo problemas de ginecomastia o adiposidad, teniendo vergüenza de poder exhibir su físico. Vayamos a lo natural e inevitable, el proceso de envejecimiento.  A la mayoría de las personas les cuesta mucho verse como una imagen marchita por el paso del tiempo, de perder la sensualidad, de considerar que sus rasgos no armonizan con un cuerpo todavía lleno de vitalidad. Noté que ante una consulta, independientemente de la edad, los pacientes también buscan contemplar su belleza interior. Queriendo sentirse bellos a los 20 años  como a los 60.

Muchas personas, incluso familiares de pacientes, se atreven a hablar de una forma muy apresurada y frívola respecto a estos tipos de intervenciones, creyendo que el único destino de una cirugía plástica es el de embellecimiento y no el de una curación, como si la necesidad de verse bien y satisfecho con uno mismo, no doliera tanto o más que el dolor clínico propiamente dicho.

A menudo se compara al cirujano plástico con el artista plástico. Ambos hablan el lenguaje de la belleza, pero el artista plástico busca ser aceptado al exhibir sus obras y los cirujanos logramos algo trascendente en el ser humano, armonizamos cuerpo y espíritu, estableciendo una conformidad interior que le permiten al paciente encontrar nuevamente su imagen y lograr un equilibrio con el mundo que lo rodea en todos los campos de la vida. Así, podemos concluir que la belleza ante todo, es una condición de felicidad.

EL LOGO

Desde tiempos antiguos se ha considerado que existe una regla escrita en la naturaleza que determina lo que es bello. En el Antiguo Egipto la belleza era importante porque era sinónimo de lo bueno, lo hermoso y lo perfecto. No hay más que ver sus arquitectura, escultura, tesoros y hasta las tumbas son de una belleza inmensurables. Los cuidados del rostro, maquillaje, vestidos y joyas, son actividades comunes que se recogen en las escrituras jeroglíficas a través de papiros encontrados. Por ejemplo en el papiro médico de Eberes ya se recoge la forma de hacer un peeling: polvo de alabastro, natrón rojo, sal y miel.

La imagen del busto de la reina Nefertiti transmite tanta belleza, tanta serenidad, que ante su imagen no queda otra cosa que detenerse, contemplarla y dejar que te seduzca. Su frente coronada por la tiara real, sus cejas simétricas, sus ojos almendrados, su mirada al infinito embellecida por el Kohl, su nariz recta, los pómulos salientes, labios carnosos y sensuales que sonríen levemente, generando una sonrisa enigmática, un arco mandibular definido y un cuello largo y estilizado, no hacen más que confirmar la presencia de un rostro proporcionalmente armónico y atractivamente bello.

Su nombre egipcio de Nefertiti se traduce en latin como: “la belleza ha llegado”.

El controvertido doctor Stephen Marquardt, de la Universidad de California (UCLA) , después de años de experiencia en el campo de la cirugía plástica maxilofacial y de una búsqueda  formal de la belleza física, creó el concepto de la “máscara de la belleza”, que  empleaba las matemáticas para tratar de medir las proporciones de los rostros perfectos.

Rápidamente su nombre se hizo famoso, tras comprobarse que sus máscaras resultaban muy útiles a la hora de realizar intervenciones de cirugía facial. Resultaría evidente que exista una relación entre la belleza y la proporción áurea (phi), aunque esta sigue generando cierto escepticismo. En el diseño de la máscara Marquardt todas las líneas eran proporcionales de alguna manera a phi. La misma fue colocada sobre el rostro de la reina Nefertiti, para corroborar realmente si estábamos frente a un busto perfecto, ensamblándose a la perfección sobre la figura de la reina, generando aún mayor admiración al considerar que no estaba influenciado por las modas relativas a las bellezas actuales. Varios estudios han demostrado que los rostros considerados hermosos independientemente de la cultura, son sumamente simétricos. Si bien el cuerpo humano a grandes rasgos posee una simetría bilateral característica, esta no es completa. Ya lo dijo el  Nobel de Medicina Jacques Monod, “en el mundo biológico la simetría existe, pero con frecuencia aparece por accidente”.

El busto de la reina Nefertiti actualmente es la representación de arte de la belleza en su máxima expresión. Por ese motivo se encuentra representada su perfil junto al nombre y apellido de quien lo subscribe.

CONTACTO

Dr. RAMIRO SEBASTIAN CIMA

Cirugía Plástica

 

M.N. 132.389     |     Mp.Fsa 1.913     |      Mp.CH 6.965

Instituto de Cirugía Ambulatoria

Monteagudo 278, Chaco

 

Agua Marina Spa

Av. González Lelong 185,  Formosa

362-4413595 / 370 -4087203

 

 

info@ramirocima.com

Dr. Ramiro Sebastián Cima - Cirujano Plástico

Politica de Privacidad

Copyright © 2017 RAMIRO S. CIMA

 

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.