CIRUGÍA RECONSTRUCTIVA

CORRECCIÓN DE CICATRIZ

LESIONES DE PIEL

LÓBULO HENDIDO

MANEJO DE QUEMADOS

 

 

 

 

Aunque las cicatrices son la forma normal de curación del organismo ante algún tipo de trauma en la piel, con alguna frecuencia ocasionan limitaciones en la función o bien se presentan estéticamente inaceptables. El criterio médico para el tratamiento de una cicatriz, puede ser completamente diferente si se trata de corregir la misma por un defecto funcional, que si se trata de mejorar solo por una cuestión estética. En el primer caso, puede estar indicado actuar precozmente sobre la cicatriz a objeto de preservar la función, siendo esta la prioridad. En el segundo caso, siempre es aconsejable esperar a que haya transcurrido un tiempo suficientemente necesario para la maduración cicatrizal, que nunca suele ser menor de seis meses, para luego poder realizar una evaluación correcta de las auténticas secuelas producidas por la cicatriz y de la posibilidad de obtener una mejoría efectiva mediante un procedimiento quirúrgico. No es raro que muchas cicatrices vayan mejorando en su maduración con el tiempo, siendo innecesaria una corrección quirúrgica. Muchos pacientes creen o les hacen creer con falsas propagandas, que la cirugía estética consigue borrar cicatrices; lamentablemente esto no es así. Existen diversos procedimientos que consiguen en el mejor de los casos, minimizar la visibilidad de una cicatriz; así como también existen diversos factores que influyen sobre el pronóstico de la misma. Uno importante es la localización, aquellas cicatrices que se orientan en el mismo sentido que las líneas de mínima tensión, que corresponden generalmente con los pliegues y arrugas de la piel, tienden a tener buena calidad estética. Por el contrario, aquellas que cruzan estas líneas tienen más predisposición a retraerse y producir cicatrices patológicas. Al mismo tiempo ciertas áreas del cuerpo tienen mayor predisposición a cicatrices de mala calidad. Existen otros factores importantes que pueden influir significativamente en la calidad final de la cicatriz como ser la edad, factores genéticos hereditarios, la raza, presencia de algún tipo de patología de base como diabetes, el habito tabáquico, el tipo y calidad de piel. No podemos predecir cómo será la cicatriz en cada procedimiento que realicemos, pero si podemos estar atentos y  tomar todos los recaudos necesarios en aquellos pacientes que tienen tendencia a una mala cicatrización o una cicatrización patológica.

CORRECCIÓN DE CICATRIZ

Dentro de las cicatrices patológicas, podemos diferenciar entre las más comunes, las hipertróficas, las queloides y las retráctiles. Aunque morfológicamente puedan ser parecidas, ya que ambas se presentan en la piel de manera sobreelevadas y eritematosas, las cicatrices hipertróficas, permanecen dentro de los límites de la herida, mientras que las queloides se extienden más allá de los límites de la misma, invadiendo tejido normal  de la piel circundante. Las primeras pueden mejorar con el transcurso del tiempo mientras que la cicatriz queloide nunca lo hará; en cambio las cicatrices retráctiles se producen cuando hay una gran cantidad de pérdida de tejido (ej: quemaduras) y se curan por segunda intención y es cuando la herida cicatriza sin aproximación de los bordes de la piel o bien por un cierre de la herida con mucha tensión, impidiendo muchas veces un correcto movimiento cuando se encuentran en zonas de articulaciones, debido a la unión de la piel con los tejidos profundos durante el proceso de cicatrización. En la consulta inicial, el Dr. Ramiro Sebastian Cima analizará en detalle su caso, tras realizar un exhaustivo interrogatorio y evaluación de su problema a tratar, para valorar el tipo de tratamiento, luego se discutirán sus deseos y expectativas y las posibilidades que se tiene para solucionarlas. Posteriormente en caso que el tratamiento se realice, se le detallará la técnica quirúrgica más conveniente, ya que existen diversos procedimientos para corregir cicatrices y reducir su visibilidad, sus limitaciones, beneficios y riesgos.  Se le explicará  el tipo de anestesia a utilizar de acuerdo a la técnica, el régimen de ingreso que se precisa  y los costos de dicha intervención. Lamentablemente, hay un número importante de cicatrices que aunque son percibidas y muy evidentes por el paciente, no tienen posibilidades significativas de mejoría mediante cirugía. Si así fuera el caso, el Dr. Ramiro Sebastián Cima será totalmente honesto con Ud. y le informará sobre ello.

FICHA TÉCNICA DEL PROCEDIMIENTO

 

Duración aproximada de cirugía: Variable, dependiendo de la extensión y localización de las cicatrices, así como del tipo de técnica a practicarse. La corrección de una cicatriz suele ser un proceso meticuloso y laborioso, que requiere dedicación y tiempo.

Estudios Preoperatorios: Hemograma.

Anestesia: Local.

Internación: Ambulatoria.

Vías de incisión: Sobre la cicatriz patológica

Recuperación promedio: 48-72 hs.

Que se espera: Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes. Si sus expectativas son realistas, los cambios serán buenos y estará satisfecho con su nuevo aspecto.

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y es propenso a sufrir una infinidad de lesiones de diferentes tipos y características. Existen lesiones muy comunes como ser verrugas, quistes sebáceos y lipomas, que no generan un riesgo en la salud del paciente, pero que atentan contra la estética en general de la persona, ya sea por una ubicación muy expuesta como ser la cara, cuello, escote, etc. Es por eso que tratamos estas lesiones de tal forma que estéticamente podamos eliminarlas dejando el mínimo rastro de cicatriz posible. Se debe tener en cuenta que aunque no existe la posibilidad de quitarlas sin que quede una marca, un meticuloso análisis de la ubicación de las incisiones y una cuidada ejecución de la sutura, implicarán un mejor resultado estético. Respecto a las lesiones de piel, correspondientes a los lunares, también llamados “nevos melanocíticos”, pueden ser congénitos, son los que se encuentran en el recién nacido siendo casi infrecuentes, o adquiridos y son los que aparecen durante la infancia o en los adultos jóvenes. Estos últimos tienen en promedio alrededor de 10 a 20 lunares; con el tiempo, muchos pueden reducirse o desaparecer. Normalmente los lunares suelen ser planos o de forma redondeada, simétricos, de bordes regulares y de un tamaño menor a 6 milímetros. Algunos surgen como una mancha y con los años adquieren un relieve de color más claro, al tiempo que se ablandan, incluso en ocasiones pueden crecer pelos; son de color pardusco, claro u oscuro. Suelen oscurecerse en el embarazo o ante la exposición de los rayos ultravioleta (UV) del sol o de fuentes artificiales como las camas solares. Los UV también estimulan la aparición de nuevos lunares, pudiendo además dañar el ADN de las células de la piel. El riesgo de cáncer de piel aumenta cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de los lunares. Ciertos tipos de nevos llamados “atípicos o displásicos” por  tener características morfológicas diferentes a las normales, tienen mayor riesgo de transformarse en una lesión o tumor de piel maligno;  presentándose con características de forma levemente asimétricas, bordes irregulares, su coloración varía entre tonos de marrón, azul y rosado; y miden generalmente más de 6 mm. La herencia parece ser un factor predisponente en la formación de estos  tipos de lunares, aunque se considera que la mayoría de los tumores de piel parecen originarse sin un lunar preexistente.

LESIONES DE PIEL

Otros factores que pueden influir en el cáncer  de piel, es la raza y la edad, siendo la raza blanca y los ancianos los más predispuestos. En lo que respecta al control, claro está que esto es un trabajo multidisciplinario, entre el médico dermatólogo, el anatomopatólogo y el Cirujano Plástico; debe llevarse a cabo rutinariamente en pacientes que noten diferencias en la anatomía del lunar o si existen factores de riesgo para el cáncer de piel. Con respecto a las lesiones malignas, hay tres tipos principales de tumores de piel, el carcinoma basocelular, el carcinoma de células escamosas  y el melanoma. Los tres tipos requieren intervención quirúrgica y vigilancia continua, el primero es el más común, pero el menos agresivo, siendo el último el más temido por su agresividad. Aunque existen algunas características que puedan diferenciar una lesión de piel benigna de una maligna, en muchas personas puede pasar desapercibidas. El Dr Ramiro Cima recomienda el control o extirpación en las siguientes circunstancias; cuando están expuestas al sol o ubicados en zonas sujetas al roce, a los golpes o irritación como ser zona axilar; cuando generalmente superan los 6 mm, son irregulares o asimétricos; cuando cambia la forma, el color, sangran o producen picazón. El mantenimiento de la función es el objetivo primordial y en algunos casos puede incluso superar el objetivo puramente estético, que siempre deseamos conseguir. La reconstrucción del defecto presente por la extirpación completa de la lesión, puede requerir técnicas complejas que van encaminadas a obtener el mejor resultado funcional y estético posible. En la consulta inicial, el Dr. Ramiro Sebastian Cima analizará en detalle su problema a tratar para valorar la indicación del tratamiento; cada zona del cuerpo, cada tipo de lesión y cada paciente requieren un estudio individualizado, que permitirán elegir la mejor opción de tratamiento para cada caso en particular. Luego se discutirán sus deseos y expectativas y las posibilidades que se tiene con este procedimiento para solucionarlas. Posteriormente se le detallará la técnica quirúrgica más conveniente, sus limitaciones, beneficios y riesgos, ya que existen diversos procedimientos para corregir cicatrices y reducir su visibilidad. Se le manifestará  el tipo de anestesia más conveniente de acuerdo a la técnica; el régimen de ingreso que se precisa  y los costos de dicha intervención.

FICHA TÉCNICA DEL PROCEDIMIENTO

 

Duración aproximada del tratamiento: 40min. Siendo variable de acuerdo a la cantidad, tamaño de las lesiones y técnica a emplear.

Estudios  Preoperatorios: Hemograma.

Anestesia: Local.

Internación: Ambulatoria.

Vías de incisión: Sobre la lesión de piel.

Recuperación promedio: Inmediato.

Que se espera: Si sus expectativas son realistas, los resultados serán muy favorables,  siempre buscando lo armónico y estético en cado extracción de lesión aunque en el orden de prioridades, su salud es lo que prevalece.

La oreja contribuye de manera importante a la armonía del contorno facial. Los procedimientos realizados en ella, tienen con frecuencia un impacto estético elevado. La operación más frecuente en cirugía plástica auricular es la corrección de las orejas en asa o saliente. Sin embargo el lóbulo de la oreja puede producir por si solo inconformidad estética por diferentes motivos. Durante miles de años, la colocación de aros o dilatadores de orejas, era generada como una práctica de moda y cultura. El uso de pendientes pesados durante un largo período de tiempo o el uso de expansores que ensanchan progresivamente los orificios, son las causas más comunes de los defectos en el lóbulo auricular. La retracción gradual de la piel, se iniciará naturalmente una vez que se dejan de usar dichos expansores o aros colgantes con mucho peso, y que dependen también de varios factores  asociados como ser, la edad, el tiempo de colocación del aro o expansor, la elasticidad y la laxitud propia del tejido de cada paciente. Aunque difícilmente vuelva a su estado natural el lóbulo, dicho problema puede resolverse con un tratamiento estético.

LÓBULO HENDIDO

En muchas ocasiones es la acción de la gravedad, que de no ser tratado, va rasgando progresivamente el lóbulo hasta hendirlo en dos mitades, cicatrizando posteriormente por separado; siendo algo notorio, debido a la exposición de la oreja  y en muchos pacientes perjudicando su imagen y autoestima, generando una cierta complejidad. Algo similar pasa con los expansores de orejas. La reconstrucción del defecto del lóbulo auricular puede requerir técnicas complejas, que van encaminadas a obtener el mejor resultado estético posible. En la consulta inicial, el Dr. Ramiro Sebastian Cima analizará en detalle su problema a tratar para valorar la indicación del tratamiento que permitirán elegir la mejor opción para cada caso en particular; se discutirán sus deseos y expectativas y las posibilidades que tiene dicho procedimiento para solucionarlas. Posteriormente se le detallará la técnica más conveniente a realizar, sus riesgos y beneficios. Se le manifestará el tipo de anestesia más conveniente de acuerdo a la técnica, generalmente local; el régimen de ingreso que se precisa  y los costos de dicha intervención.

FICHA TÉCNICA DEL PROCEDIMIENTO

 

Duración aproximada del tratamiento: 30-40 min.

Estudios  Preoperatorios: Hemograma.

Anestesia: Local.

Internación: Ambulatoria.

Vías de incisión: Sobre el orifico o hendidura auricular.

Recuperación promedio: Inmediato.

Que se espera: Los resultados son muy favorables e inmediatos. Si sus expectativas son realistas usted se encontrará muy satisfecha con la reconstrucción y nueva imagen de su figura auricular.

MANEJO DE QUEMADOS

Las quemaduras constituyen una de las lesiones traumáticas más graves que puede sufrir una persona, debido a las lesiones en la piel quemada y otros tejidos más profundos. La mayoría de los individuos que las padecen, no sólo se quejan de problemas físicos sino también psicológicos. Es por este motivo,  que hay que prestar atención médica desde el primer momento ante un paciente quemado. Estos pacientes suponen un enorme reto para todo un equipo multidisciplinario, los cuales requieren de conocimientos muy específicos sobre los cuidados del paciente y su entorno. La reanimación médica, la Cirugía Plástica y la rehabilitación son sus tres pilares. Sólo puede concebirse en el seno de equipos perfectamente entrenados, ccon estructuras asistenciales adaptadas, capaces de asumir la reanimación y el tratamiento de las lesiones cutáneas. El  tipo  de tratamiento  depende de la gravedad y el tamaño de las quemaduras. Usted puede tratar quemaduras más leves en el hogar con medidas de primeros auxilios, mientras que  las quemaduras profundas  necesitan atención médica inmediata. Al  mejorar la apariencia estética de las quemaduras de una forma temprana, podemos   ayudar a  disminuir las probabilidades de cicatrices deformantes y permanentes. La piel es la barrera protectora del organismo, por lo que se encuentra especialmente expuesta a las agresiones y en concreto a las quemaduras. La gravedad de una quemadura depende de varios factores, del agente causante de la misma, de la duración de la exposición, de la localización y de la calidad de los tejidos afectados, así como del estado general del paciente. La rapidez y la calidad de los cuidados también son factores esenciales. Los tratamientos para quemaduras profundas, por lo general implican la restitución de la piel quemada, estos métodos pueden presentarse de varias formas y técnicas quirúrgicas.

Hoy en día se dispone de una serie de sustitutos cutáneos que ofrecen una cobertura definitiva o temporal, si bien ninguno de ellos llega a cumplir las condiciones necesarias para definirlo como ideal, son de excelencia para la restitución de piel. Estos tratamientos, también se centran en la restauración de la funcionalidad corporal en los casos de quemaduras en zonas articulares, para reducir los riesgos de secuelas. Las quemaduras en estas áreas, deberán ser valoradas en el contexto general de cada caso,  teniendo en cuenta el mecanismo, la extensión total de la quemadura, su profundidad, así como datos de lesiones asociadas, constituyendo una urgencia funcional, salvo en casos de gran extensión en los que su tratamiento se sitúa en un segundo plano. El Dr. Ramiro Sebastián Cima, especialista en manejos de quemados y miembro de la Sociedad Argentina de Quemados, le orientará y ayudará en todas las dificultades que pueda tener respecto a esta patología. Una quemadura por más leve que se presente, ya altera las funciones normales de la piel, siendo suficiente para que pierda su capacidad de barrera.  El tratamiento tiene como objetivo, disminuir la pérdida de todo lo que genera una quemadura en nuestro cuerpo; impidiendo la contaminación bacteriana, perdidas de líquidos corporales, etc. Las secuelas estéticas no dejan de tener importancia, por lo que toda reparación debe cuidar este aspecto, teniendo en cuenta  fundamentalmente las repercusiones que pueden acarrear en el desarrollo emocional y psicológico en edades tempranas, así como  los trastornos personales y sociales ya sea tanto en jóvenes como en adultos.

CONTACTO

Dr. RAMIRO SEBASTIAN CIMA

Cirugía Plástica

 

M.N. 132.389     |     Mp.Fsa 1.913     |      Mp.CH 6.965

Instituto de Cirugía Ambulatoria

Monteagudo 278, Chaco

 

Agua Marina Spa

Av. González Lelong 185,  Formosa

362-4413595 / 370 -4087203

 

 

info@ramirocima.com

Dr. Ramiro Sebastián Cima - Cirujano Plástico

Politica de Privacidad

Copyright © 2017 RAMIRO S. CIMA

 

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.